La mujer, antorcha del futuro

Esta es la aportación de nuestra Asociación a la nueva remesa de artículos de Anantanews

Maestro OmraamMikhaël Aïvanhov 

“Todas las mujeres de la tierra deben unirse para hacer un trabajo de construcción sobre los hombres y sobre los hijos que traerán al mundo”. Omraam Mikhaël Aïvanhov.

La mujer está adquiriendo cada vez mayor relevancia, y su papel va desempeñando paulatinamente un mayor protagonismo en todos los ámbitos de la vida: en la política, en la ciencia y la investigación, en la cultura, en la educación, en la economía, en el mundo de la empresa, en el arte… También, por supuesto, en el ámbito de la espiritualidad y del surgimiento de una nueva consciencia, más conectada con lo más profundo, noble y elevado del ser humano, más solidaria, y más respetuosa con la Naturaleza.

Numerosos autores, tanto hombres como mujeres, coinciden en señalar el importante e incluso decisivo papel que va a desempeñar la mujer en el futuro. Como, por ejemplo, Torkom Saraydarian en su libro “La mujer, antorcha del futuro” (cuyo sugerente e inspirador título nos hemos tomado la libertad de utilizarlo como encabezamiento de este artículo), quien llega a afirmar: “La mujer debe forjar la nueva vida y crear la nueva civilización, un nuevo modo de vivir, una nueva vida de relaciones internacionales, una nueva vida en la sociedad.” (Página 175). El Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov también habló, en numerosas ocasiones, de la mujer y de su importantísimo papel. Así, por ejemplo, de su potencial para regenerar a la humanidad, su labor como protectora y trasmisora de la belleza, o la mujer como madre, nutricia y educadora. Todos los textos que vienen a continuación son palabras del Maestro Omraam.

La mujer, clave para la realización

“El principio femenino posee las claves de la realización en la materia, y esta realización puede hacerse tanto para el bien como para el mal. La mujer tiene la misión de traer niños al mundo, pero un niño puede ser también una materialización en otros planos, psíquico o espiritual, dado que las leyes que actúan en todos los planos son las mismas. Es propio de la naturaleza de la mujer el emanar partículas muy sutiles, una materia etérica que puede servir para encarnar ideas, proyectos, y darles cuerpo”. “Así pues, las mujeres pueden decidir qué ideas quieren ver realizadas. (…) Es necesario que sepan que según las orientaciones que tomen, pueden salvar a la humanidad o bien perderla. Sí, las mujeres deben tomar conciencia de su inmenso poder y comprender que, de la misma forma que no existe en el plano de los arquetipos en lo alto, más que una mujer, la Mujer cósmica, envuelta por el sol y coronada de estrellas, ellas pueden unirse entre sí, con el fin de formar una sola mujer que dará a luz la nueva vida.” Mujer, realización, inspiración

La mujer como educadora e inspiradora del hombre

“La mujer es quien educa al hombre; por sus pensamientos, sus miradas, su actitud, es capaz de inducirle a realizar los actos más nobles. El hombre no pide otra cosa que ser impulsado, inspirado por la mujer.” “La mujer tiene por vocación educar al hombre. Diréis: “Pero ella es mucho más débil y delicada que él. ¿Cómo puede oponerse a él?” No es necesario que se oponga a él, es necesario que piense en inspirarle y prepararle para que siga la dirección correcta. Y después, como ya os he dicho, puede educarlo también de otra forma: educando a sus hijos. Y estos respetarán toda su vida a las mujeres debido a su madre. Sí, por la influencia cotidiana que pueden tener sobre sus hijos, las madres son capaces de crear caracteres rectos, nobles, generosos, es decir, santos y héroes.”

La importancia del hombre y de la mujer, y de sus correctas relaciones

“Según la verdadera Ciencia esotérica, nada es más importante que los principios masculino y femenino, el hombre y la mujer, y el día en que los dos comprendan lo que en realidad representan, la vida cambiará completamente, es decir, cambiará la vida social, la vida económica e incluso la vida cósmica; y estoy absolutamente seguro que entonces vendrá el Reino de Dios sobre la tierra. ¿Por qué es imposible actualmente? Porque los hombres y las mujeres no saben cómo mirarse, apreciarse, conocerse, comportarse los unos respecto a los otros, sobre todo comportarse, pues el comportamiento depende de la manera de pensar y enfocarlo todo.” Mujer y belleza

La mujer como protectora y transmisora de la belleza

“La mujer debe amar la belleza, debe mantenerla y trabajar para transmitirla a sus hijos, pues si se comportara como un hombre a quien esta cuestión no le interesa mucho, todas las generaciones del futuro serían de una enorme fealdad. Es la mujer quien, queriendo ser bella, mantiene la belleza en el mundo. La cuestión radica en saber cómo quieren usar esta belleza.” “Deben comprometerse en un trabajo para regenerar a la humanidad (…) La belleza no ha sido dada a la mujer para satisfacer los apetitos sensuales de los hombres, sino para ayudarles a elevarse. La belleza, al igual que todos los demás dones y cualidades, se da para servir a los proyectos del Cielo.” “En cuanto a los hombres, ellos no buscan del mismo modo el encanto o la belleza para sí mismos, sino que van en pos del poder y la fuerza; son las mujeres quienes más aspiran a ser bellas (...) Es la madre quien debe transmitir la belleza a sus hijos, ella es quien les da forma y a ella le corresponde captarla para ellos. Por eso debe desearla también para sí misma. (…) Esto forma parte de la tarea de la mujer y de la madre: traer la belleza a la humanidad. Los hombres no piensan en esto, ¡y si las mujeres se olvidaran de hacerlo!...” Mujeres, sol y naturaleza

La mujer como regeneradora de la humanidad a través de su papel durante la gestación

“Es necesario que la gente inteligente y responsable comprenda la importancia del trabajo que se hace en la madre durante la gestación y el hecho de que una mujer instruida al respecto, rodeada de cuidados y afecto, sostenida por condiciones materiales apropiadas, tiene la posibilidad de formar no solamente el cuerpo físico del niño, sino también sus cuerpos astral y mental (es decir, el cuerpo de los sentimientos y el de los pensamientos), con la ayuda de los mejores materiales.” “Veríais entonces cómo en esas condiciones (…) traerían al mundo hijos a través de los cuales se manifestaría el Cielo entero”. “En lo sucesivo es necesario que todas las mujeres de la tierra se unan con el propósito de regenerar a la humanidad. A pesar de su inteligencia, a pesar de sus capacidades, los hombres no pueden hacer mucho en este terreno. Es la mujer, es la madre quien ha recibido esta misión, porque la naturaleza le ha dado el poder de influir en el hijo que va a nacer.”


www.fraternidadblancauniversal.es